29 nov 2020

Anatomy of Love: A Natural History of Mating, Marriage and Why We Stray, de Helen Fisher

Terminé de leer este maravilloso libro, "Anatomy of Love" de Helen Fisher, antropóloga y bióloga, el cual, como dice su nombre, explora el por qué y para qué de todo lo que engloba un tema que me apasiona en lo personal: el amor.

Lo quise leer porque, vamos, ¿quién no ha experimentado un amor sumamente, pero s u m a m e n t e intenso? Transitar entre lo más alto del cielo y lo más bajo del infierno, y con esperanzas de volverlo a sentir ya que nos hace vivir como nada en este finito tiempo que tenemos. En particular todo el concepto de "amor" me fascina. Absolutamente todas las personas con las que he tratado en mi vida, sean introvertidos o no, tengan trastornos mentales o no, sean hombres o mujeres; sean lo que sean, todos tienen algo en común, tienen que decir(me) algo con respecto a ello. Y cabrón: Que si mi crush, que si no me habla, que si me engañó, que si cortamos, etc.; palabras banales para un sentimiento tan poderoso que puede incitarnos a la vida o al suicidio. Digo, ¿quién quisiera quedarse "solo"? Desprecio, abandono; ¿quién caerá en esta bella trampa? A d i c c i ó n .

Sólo el "amor verdadero" es metafísico, cósmico; ¿lo has sentido? Ojalá. Sí existe, me consta. El otro es sólo un juego; uso mutuo en lo que se aburren para encontrar a otro a quien manipular. Me recuerda al libro de Zygmunt Bauman "Amor líquido", el cual también habla de ésto, pero en términos sociológicos contemporáneos; buen complemento para éste.

Pero este libro no sólo explica el por qué "amamos", sino por qué "engañamos", antropológicamente. Esa imperiosa necesidad (sí, necesidad, no "decisión" como ciertos terapeutas quieren hacer creer) de ocultar, mentir, debe tener un fundamento más profundo. ¿Por qué la monogamia? ¿Es natural ésta? ¿Por qué engañar sexual o sentimentalmente? Entre secretos, entre mentiras, ¿cuál es el sentido de todo ésto? Desarrolla la evolución de esta virtud desde tiempos antiquísimos (cuando éramos más monos de lo que somos ahora). Sin spoiler, detalla bien la promiscuidad de ciertas personas ocultas bajo un sinfín de velos "arte, "depresión", etc.", o la triste desesperación de otras "ejem, redes sociales: Nadie me quiere, oh, nadie me va a querer. Sólo reacciones sad". Me encanta; me divierte, personalmente. Maestros de la manipulación. El amor es un tirano.

Ay, dejaré de escribir porque puedo hablar por horas de ésto. Para los que me conocen lo saben. Sin duda se ha convertido en uno de mis libros de antropología/psicología favoritos que he leído ya que está bastante detallado e investigado y con una bibliografía enorme.

19 oct 2020

19 de octubre de 2020

Hay momentos en los que la melancolía te engulle y quisieras gritarlo, desahogarte de todo lo que te aplasta por dentro. Quisieras que alguien te escuchara, pero recuerdas, reflexionas, las decisiones que te han llevado a estar aquí, solo, mirando el cielo por tu propia cuenta, escuchando cuan atrapado estás dentro de ti mismo.

Crecer se torna más difícil no por las nuevas responsabilidades, sino por cargar con el peso de remordimientos y culpas, cargar con las consecuencias de decisiones, a veces acertadas, muchas veces equivocadas.

10 oct 2020

Veblen, Mingus y el ocio conspicuo



Encontré el libro "The Theory of the Leisure Class" de Thorstein Veblen por culpa de Charles Mingus  y su álbum de 1957 "The Clown". Tras investigar un poco la razón de ser de esta obra maestra, encontré que Mingus tenía la idea de narrar el descenso hacia la amargura (tal vez suicidio) de aquellas personas puras, en el sentido que no buscaban aprobación económica ni de estatus– les era suficiente compartir lo que realmente eran con otros, por ejemplo un payaso, de corazón, que sólo busca hacer reír por lo ameno de ello.

En este álbum, el sexteto escribía musicalmente el progresivo pudrimiento de ánimo que un payaso sufría por el cinismo, hipocresía y simpleza del público. Éste ya no reía con chistes planeados, ingeniosos, pensados, no, ahora lo que los rompía eran accidentes, burlas, sufrimiento ajeno. Todo verdadero artista piensa y ejecuta su obra con paciencia, pero la gente ya no celebra el esfuerzo ni dedicación, sólo lo mediocre, llamativo, polémico, hiriente. No es necesario mucho pensar para encontrar el paralelismo de esta situación con la vida (post)-moderna.


Pues, ¿por qué sucede ésto? Excavando más profundo esta conjetura, encontré el libro de Veblen, "The Theory of the Leisure Class", el cual describe perfectamente la (nula) sociedad actual. Criticaba el orden consumista: cuando las empresas provocan la necesidad artificial de consumo en la gente. La gente, como mencioné, realmente no es tonta, la hacen, la manipulan– obviamente sabe que no necesita tal o equis cosa "nueva, avanzada, de último modelo", pero aún así lo hace. ¿Para qué lo querrá? ¿Qué necesidad tendrá para ello? Para ella, lo material está resuelto incluso con productos viejísimos. Lo único que queda es lo ilusorio, lo imaginario. ¿Y qué hay más imaginario y mentiroso que el propio "ser" de uno mismo? Queda inflar un estatus y ego inexistentes.

Sobre las redes sociales y la era digital

Mucha gente sabe sobre mi aversión a las redes sociales. En un tiempo mantuve la madre de todas, Facebook, abierta "porque me convenía". Aún así, sucumbí ante la presión. Pero, ¿presión de qué?

Ésto es algo que, sorpresivamente, aún me cuesta asimilar. Que ya no estamos viviendo en la misma época en la que viví mi infancia/adolescencia. Claro que de adolescente a joven adulto no hay mucho salto, aún así siento como si aquel pasado realmente estuviera muy atrás, dado que esa remembranza está ofuscada por el constante ir y venir de las relaciones sociales digitales de hoy.

Ésto es algo que me ha causado mucha turbación. Creo que hay varios rubros que, personalmente, veo afectados que no me hacen ser "anti(redes)social(es)", sino algo más profundo, algo así como un desprecio total, como si me fuera, más bien, antimoral, completamente fuera de sí, que colapsa mis principios humanos y me hace rehuir cuál piscina de ácido y cadáveres en donde, obviamente, no quisiera nadar.

Entre los rubros están:

Privacidad

Una de las razones por las que detestos a las rd (redes sociales a partir de ahora) es por la pseudoprivacidad que otorgan. Claro que siendo una empresa con fines de lucro, nosotros siendo los "clientes", o "productos", no nos queda de otra que acomodarnos a cualquier patética idea quieran instaurar. Es su negocio, al fin y al cabo. La cosa que yo rehuyo es ¿en serio debo sacrificar parte de mi privacidad con el fin de usar este producto al máximo? FB (Facebook a partir de ahora) es el más tirano de todos. Me sorprende, realmente que lo hace, cuán desnudos nos pone ante todos. Cada interacción, cada comentario, cada lo que sea puede ser visible para todos. ¿Por qué? Honestamente, creo que es una pendejada. A mucha gente que le platico me dice "pus que te valga", pero no me vale; yo no quiero que nadie me meta por atrás nada así porque sí. Más bien, su más acérrimos usuarios, claro que no sienten "fervor" por FB, pero sí están completamente manipulados por éste para dejar que les metan cualquier cosa por el ano. Pobres de ellos.

Falsas formas de comunicación

Alguna vez me dijeron que "los memes son un nuevo tipo de lenguaje". Ajá, exactamente como el reggaeton fue un nuevo género musical. Para corrientes, fácil digestión; superficial, llano; comida rápida, basura. Pero, así com hay reggaeton bueno o bien hecho, también admito que hay memes "chistosos". En realidad no, no creo que ningún meme sea "bueno" (hemos llegado al punto de discutir si una imagen sarcástica es "buena" o no a nivel académico, santo cielo). Los memes existen porque le conviene a las rs. Atraen a los ilusos, a los débiles. "Mira, un doggo con un sombrero. ¡Compártelo con tus amigos! ¡Dale me gusta! ¡Manita arriba!". Me recuerda cuando hacíamos éste tipo de burlas en primaria, cuando alguien dibujaba un perro con un sombrero, o bien sacaba una foto de un perro con un sombrero, o, mejor aún, lo veíamos en persona. Éso sí era conexión, socializar. Lo que a las rs les conviene es mantener a los ilusos el mayor tiempo posible en su completo muladar. Y la carnada, ya lo habrás descubierto, son los memes. Mientras existan las rs, existirán los memes. Una no puede vivir sin la otra. Son parte del mismo fraude.

Cantidad por calidad

Las rs han dejado una impronta maligna en esta generación: la creencia que cantidad = calidad. Entre mayor el número, más inspirados están para subir cualquier mamada. Y lo peor de todo es ¡que funciona! Y por éso existe una homogeneidad de mediocridad en esta era digital. Siendo los animales que somos, gran parte del tiempo nos decantamos por los "genes ideales", aka "guapos". Es la táctica más sencilla para controlar la mente de las personas. Sexo. Simple y llano. Millones de fotos de chavitas en posiciones semipornográficas, millones de músicos artificiales subiendo fotos de ellos fumando, etc. Todo éso es 'guapo'. Muchos chamacos se llevan la finta de creer que abriendo un canal de YouTube porque quieren convertirse en youtuber (ojo, ¿cuándo en la historia se había incluído palabras derivadas de corporaciones al diccionario?)
Me es divertido el saber que existió o existe una vida que tu no tuviste ni tendrás.

El conocer tantos mundos me hace entender cuán ignorantes podemos llegar a ser.

¿Cuántas experiencias no vas a vivir?

27 ago 2020

Proyecto: ZeYX Lab en Outsiders Gallery

La realidad se desvanece en lo virtual

ZeYX Lab fue una colaboración entre Salvador Herrera, Emmanuel Martínez y yo, donde creamos una exposición (en realidad) virtual de artistas 3D para la inauguración de la galería Outsiders Gallery.




Óscar A. Montiel

7 ago 2020

(Sobre)presiones, empatía y culpa

Tengo un nivel de empatía que me ha causado más problemas que beneficios. La premisa es la siguiente:

La gente espera tanto de mí, y cuando se dan cuenta que no puedo, o quiera hacerlo, terminan sumamente decepcionados, y hasta enojados.

Mis gustos suelen ser muy variados, o bien, tiendo a ver más allá de la superficie sobre algún tema. Mucha gente se enfoca en lo general y absoluto (para ilustrar, se fijan en un sólo ente y suelen pasar por alto sus detalles o componentes individuales). Yo tiendo a fijarme en esos componentes, en los detalles, y este tipo de observaciones es lo que confunde a la gente (y a mí) acerca de qué es lo que realmente siento u observo.

Éso en cuanto a intereses. Pero, la situación donde más quema el infierno es cuando se trata de sentimientos.

Un alto nivel de empatía significa poder escuchar y entender lo más que se pueda al otro. Me he dado cuanto lo empático que suelo ser, y me lo han mencionado. Antes solía pensar que este tipo de "virtud" me ayudaría a conocer más gente y, valga la redundancia, empatizar con ellos para algún fin (amistad, intercambio de ideas, etc.). El problema es que se me pasa la mano y mi flexibilidad sentimental tiende a ponerme en contra de mi propio bienestar. He complacido a mucha gente dado que no me molestaba, no le veía nada malo— decía "Puede que me guste, me divierta, bla, bla...", pero no procuraba mi propia decisión, o comodidad, bienestar. Es decir, he sido falso.

Pero antes de profundizar en mi falsedad, me gustaría resaltar otra cara de la misma moneda que la empatía otorga: La capacidad de reconocer a gente falsa.

Perdón, pero no me dejo manipular. Aún me cuesta trabajo entender (y tal vez aceptar) que hay gente que desiste de su voluntad para complacer a otro— ser sumiso.Y ésto comenzó a ser un gran cuestionamiento para mí en la adolescencia. Veía a tanta gente "viviendo el momento", pero me costaba muchísimo trabajo entender el sentimiento o emoción de éste dado que no veía siquiera "un momento"que celebrar. Se me hacían vacuos, ilusorios, artificiales, pero la gran parte de las personas funcionan así. El tratar de entenderlo se convierte en una pesada carga que llena y colapsa mi mente. Se vuelve un absoluto lío cerebral en donde trato de vislumbrar alguna idea para acoplarme, "disfrutarlo", pero toda acción final que hacía siempre se encontraba cubierta por un grueso manto de falsedad. Es decir, se notaba lo forzado que actuaba.

Creo que esta cobija ha sido una de las cosas que más han limitado mi voluntad ya que no me ha permitido ver realmente más allá de ella. Como la cueva de Platón— yo sabiendo lo que hay afuera, pero tratando de "acomodarme" dentro de ella.

Creo que es este el problema fundamental para las personas hipersensibles o analíticas a la hora de socializar. Uno puede destazar, fragmentar cada detalle del fenómeno acontecido y darle una justificación. En contraparte, ¿por qué el sexo se siente tan bien? Porque te concentras puramente en la sensación; cuando la mente y el cuerpo realmente se vuelven uno solo, y olvidas todo y todos, menos este momento (sexual).

Indefinidamente + relevante:

Si fuéramos constelaciones

, cada una de las personas que hemos conocido a lo largo de nuestra vida serían las estrellas que nos forman. Esa fulgurante emoción que sen...