22 may. 2018

vi ol en ci a #1 | ¿te hice sangrar?

Vamos.
Sí. Sudo. El delineador escurre entre mis senos.
Te toco.
Sí. Tuérceme.
Te penetro.
Quédate dentro de mí mientras me besas.
Escucha black metal.
Escucho tu voz.
Violencia.
Víveme.
Víveme.

Miento.
Porque te amo.
Quiero estar,
sólo a tu lado.

Te ignoro,
porque me das miedo.
No quiero,
que me dejes desecho.

¿
A
d
ó
n
d
e
v
a
m
o
s
?
Estoy perdida.
Me miento a mí misma.
Quiero que me hieran,
para sentir algo,
lo que sea.

T
o
m
a
m
i
m
a
n
o
.

Haz que sangre.
Hazme sentir amado.
Hazme sentir importante.
Hazme sentir necesario.


Haz que sangre.
Haz que sangre.
Haz que ame.



Escucha black metal. Sé black metal. Violencia. Quiero gritar. Quiero golpear. Quiero que me grites. Quiero que me golpeés. Quiero sentir el giro de 180° grados. Quiero que me digas a dónde ir. Quiero que me obligues, que sin ti no puedo. Quiero. Te quiero. Te quiero. Te quiero. Te quiero
.
te
quiero
te
qioerp
te
qiorep
te
quiero
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
-
-¿Ves como sangro?
-¿Ves cómo sangro?

¿Te hice sangrar?

Me hiciste amar.
Me hiciste amar.
Te amo.
Te amo.

Te amo.
Te amo.

Te amo.
Te amo.

Te amo.
Te amo.

Te amo.
Te amo.

.. ....
.. ....
.

5 may. 2018

Ahora estoy atravesando el túnel

Estoy en una sala. El humo de mota y tabaco me rodea. Han de ser como las dos de la mañana. La música suena a una mezcla amorfa; sólo escucho acordes arrítmicos sin textura, como una plasta sonora. Púrpura. Después amarilla. No hay luz más que la del láser que alguien nos prestó. Sorpresivamente lo que mis ojos ven concuerda con lo que mis oídos escuchan. O ha de ser el efecto de todo lo que me metí.

Tengo un tipo muerto a mi lado. Tengo una chica con su novio en el otro degustando sus labios mutuamente. Yo estoy en medio, con una cerveza a medio terminar ya caliente. ¿Cuánto tiempo habré estado debrayando así?

Lo último que recuerdo fueron sus piernas encima de las mías mientras jugábamos nunca-nunca. A lo mejor fui muy sincero esta vez, o a lo mejor sólo quería perderme. De cualquier forma, sus muslos encima de los míos fue lo último que realmente recuerdo hasta ahora. Y hablando de éso, ¿dónde está ella?

Es la primera vez que me voy.

Recordé ese susurro. Me lo dijo mientras estaba casi inconsciente. Sí, debió haber sido ella. En mi oreja derecha que aún siento mojada. A lo mejor también me la chupó o algo así. Así es ella. Es una jaula que apenas y puede contener quien realmente es.

¿Dónde estás? Volteo, pero veo desenfocado, veo como todo se estira; veo como todo es frágil y blando. No distingo caras, aunque los sonidos parecieron amplificarse. Y el eco de los besos tronados de aquella pareja comenzó a gustarme.

Pero no puedo levantarme. Las piernas me tiemblan como ojos sacádicos. Estoy tan fuera de mí, y la mejor cura a mi cruda ha sido ver sus ojos a mi lado al día siguiente. Por éso debo encontrarla.