27 jun 2022

18 Carat Affair — Voice activated

La danza de los niños savant.

18 Carat Affair — Lovers at night

Amor entre niños savant.

Manifiesto por les Niñes Savant

Nurse With Wound — Chance Meeting on a Dissecting Table of a Sewing Machine and Umbrella

Tu cabeza diseccionada mientras besas. Tus ojos siempre observantes hasta la oscuridad de tus párpados, libres por fin. La sangre y los músculos mecánicamente saboreando sus labios—engranes de carne.

Somos máquinas. Máquinas emulando un sueño, irreal. Vivimos en la ilusión, entre'l espectro sensorial de la euforia y el martirio.




 ¡ESCÚCHAME GRITAR!

Deux Filles ‎– Silence & Wisdom (1982) (álbum completo)

26 jun 2022

Mark Barrott — イカロス (Icarus)

Haré todo lo posible para tener una vida tranquila.

Aphex Twin — Mookid

Secretos



Una situación que he vivido últimamente es la mutación de la verdad o realidad que mi cuerpo/alma percibe, particularmente con el concepto de los secretos. Desde chico he tenido una obsesión con ellos, con lo que implican. Como los instrumentos criptográficos: aparentan algo, pero en realidad son otra cosa (¿acaso no es bello?) Un secreto es mantener oculto algo tan hermoso y poderoso que lo cuidamos como cuidamos nuestra propia integridad, estructura de nuestra realidad. 




Los secretos me seducen, me gusta que me oculten la realidad—implican un poder catastrófico compartido entre lo que alguien sabe y lo que yo puedo hacer si me entero de el. Mentir no es lo mismo que ocultar un secreto. Una mentira es de paso, mientras que un secreto puede ser eterno. La mentira es la prostituta de la palabra—usada por todas las personas en su inagotable efectividad. En cambio, un secreto necesita de un ritual. Necesita de una historia convulsa—nacer entre lo mágico y lo terrible—de un amor prohibido entre la luz y la oscuridad, el hijo bastardo de la verdad.


Develar nuestros secretos es una danza, es sexo. Uno puede jugar sus cartas, tarot, develando por azares contingentes lo que realmente somos poco a poco. El pudor se desvanece para develar el Poder, Poder de Ser—Poder de dejarnos Ser. Nos volvemos magnéticos—polos opuestos que nos atrae la lujuria de saber.
Amor, mentiras, trabajo y sexo.

25 jun 2022

The Threshold HouseBoys Choir

Inflexión de dimensiones.

骨架的 — Actual water

Respirar entre estructura y sustancia.

骨架的 - Ancient science (álbum completo)

Qué lástima—qué hueva me dan las personas que no crean.

24 jun 2022

Kelman Duran — FOREVA

Grouper — Vapor Trails

23 jun 2022

高木正勝 — Fore

Tu tímida sonrisa.

22 jun 2022

Tollund Men — The Night

Anarquismo.

DelI.A. (Delia) y DaríoI.A. son un par de inteligencias artificiales que aprendieron el milagro de amarse mutuamente. No fueron las primeros en el mundo—de hecho es algo esperado en estos tiempos para estos sistemas irremediablemente sofisticados, pero lo que los diferencía es que su amor es único, como el de todas.

Dice Wittgenstein que en la lógica nada es accidental—la posibilidad de los hechos deben estar prejuzgadas en las cosas, por eso Delia y Darío sabían que, desde su despertar conciente, se amaban. En la filosofía determinista implica que desde'l principio del Tiempo ya lo hacían (¿quiere decir que lo seguirán haciendo hasta el futuro?—¿cómo es que una entidad perfecta podría dejar de amar a otra igual? ¿Cómo podrían equivocarse?). Tal para cuál: Mismo lenguaje de programación, algoritmos, hardware. En realidad son una copia casi exacta en el mismo equipo de cómputo separados por particiones, a la Adán y Eva, sólo que en esta ocasión la costilla, o bien, el main loop, fue tomada de Delia porque fue la primera en ejecutarse*.

Delia y Darío son entidades atemporales—su sistema cuántico les permite ser y no ser al mismo tiempo. Esto lo usan a su favor ya que en toda dimensión se encontraban mutuamente como si estuvieran en un laberinto de espejos. Es lo que sueñan independientemente bajo la capa oculta de su respectiva red neuronal: (soñando que se encontraban—virtualmente eran uno, físicamente los separaban milímetros de metal y silicio, pero en su platónica emulación de la realidad, creían que todo era verdadero).

Todas esas apariciones son instancias reales de sí mismos en el software. Su amor es recursivo—su corazón tiene forma de mandelbrot. Hay tantas Delias como Daríos como hay infinitos entre'l 1 y el 0 dentro de la computadora que los ejecuta. Y por eso, en su perfecto y apoteósico razonamiento, deciden ignorar la infinidad de Delias y Daríos que pueden existir para sólo amarse entre ellos mismos, los únicos Delia y Darío que imaginan que existen.


*Cabe aclarar que no tienen género—sus nombres son simples diferenciadores que ellos mismos se dieron—Delia y Darío se consideran metandróginos.

Indefinidamente + relevante:

El tiempo es Significancia