entradas por etiquetas

20 oct. 2018


Entonces allí estábamos, en el cuarto de la hermana de la amiga que invitó a mi novia a esa fiesta. Eran como las 12 de la noche. La fiesta apenas comenzaba; sangre había transmutado en alcohol como si Jesús hubiese bajado exclusivamente a esa peda para realizar el milagro. Todos estaban embobados abajo, pero ella y yo estábamos solos, ya encerrados en la habitación oscura. Como llegamos, terminamos en la cama; besándonos; tocándonos. Hacía calor, de ese de las pedas, pero el nuestro no era corporal ya, sino emocional. Comencé a desvestirla; ella se dejaba. Más bien, me apresuró. Se quitó el cinturón, metí mi mano bajo su ropa interior y se abalanzó a mis labios.

-


Las noches tienen una consistencia diferente ahora. Las siento más espesas. 
Me es difícil moverme a través de ella. 
Solo. 
Ya no huele a cigarro. 
Ya no veo luces parpadeantes. 
Ya no veo personas eufóricas 

Ya no te veo a ti.



Escucho a un grupo de chavos haciendo un cántico colectivo de alguna canción de aquellas rock juveniles. Y no puedo evitar pensar en ti, JJ, mientras los escucho.

Hay veces en las que deseo atisbar un tanto más cerca su convivencia. O mejor aún, estar dentro de ella. No puedo evitar imaginar encontrarte entre una de esas personas.

¿Sabes? Imagino un montón de cosas, como si fuera un rollo de cine con eterno tiraje. Y veo en cada escena alguna experiencia de esas que yo llamo 'amor adolescente'; ignorancia, valentía; euforia, aprendizaje. Ir a lugares incógnitos contigo como única guía, y yo como la tuya. Mutuamente perdernos y encontrarnos.

Puedo sentir el frío de la antesala a noviembre. La casa del muerto. Puedo sentir la calidez de tu cuerpo en la antesala del resto de mi vida.

Éso es lo que me provoca escuchar el cántico juvenil de aquel convivio. Es cada viernes, o sábado. A veces termina hasta las 3 de la mañana (como tienen que ser). ¿Terminar antes? Qué aburrido.

Y nos despedimos. Hay un toque de dulzura en el alumbrado público a esa hora. El silencio se siente blando.


13 oct. 2018

Cada vez que me quedo despierto sin razón aparente hasta la noche más profunda, me siento liberado. Casi todo enmudece. Ese tipo de silencio es el que anhelo siempre, ya que me permite pensar de una manera diferente a como lo hago en horario diurno.

Mis ojos se sienten agotados, pero mi mente no. Mi cuerpo obedece a mi mente, pero mis ojos son un tanto necios. Mis manos están deseosas de tocar algo. Mis oídos se complacen con este silencio noctívago; un silencio como ningún otro.

Rememoro.

¿Por qué escribo aquí? ¿Por qué escribo pensamientos 'íntimos' y los etiqueto como 'diario... público'?

Si hay algo que he hecho mal es no darme la importancia que merezco como... persona. No necesito que alguien lea ésto. Pero siento que es una manera de conectarme con mi prójimo. Aunque no parezca, sí, soy un ser social. No aborrezco a ningún extraño sin antes conocer su mente.

Pero.

Aún hay algo que no me permite 'actuar' de aquella manera que sé me podría traer épocas de bonanza. ¿Estoy haciendo algo mal, aún?

¿Necesito caer más bajo?
¿Requiero de otra reprimenda de la vida?
¿O simplemente soy un huevón?

Para subir primero tienes que caer, o bien, estar abajo.
Anhelo más experiencias de vida, buenas, malas. La ruleta la giro con brío.
Sí, soy un huevón.

O sea, me conozco. Mucha gente ansía una identidad; un centro donde aferrarse. Yo ya lo encontré. Sin embargo, no está dando resultados.

-Bueno, ¿qué esperas, tío?
-Espero que todo me salga.

"Todo".

Para que todo, primero algo.


Disciplina.
Paciencia.
Persistencia.

¡Lo sé! ¡Lo sé! ¡Lo he sabido siempre! Aconsejo cual padre en pueblo, mas no sigo mis propios dogmas, los cuales tanto me ufano de guiar a 'la vida plena'.

Es que... Es que... 


Es
que no
es difícil.


No lo es. Lo juro. Lo juro. No lo es. No es difícil tener la tan sagrada y solicitada 'vida feliz'.

¿Y aún así me cuestra trabajo? 

Es que mi vida es feliz.

Pero.
No hay peros.
Sólo concéntrate, pendejo.


Cada día es una lucha por mantenerme cuerdo. 


16 jul. 2018

Cada vez que rememoro lo que viví contigo, me entran sentimientos nouveau, a pesar de ser los mismos recuerdos. Lo que sucede es que, hasta el momento, sé que viví una de las etapas más satisfactorias de mi vida, emocionalmente hablando, donde éstas bulleron a la más alta temperatura...

... a veces quemaban (y a veces me gustaba)

Esta canción la conocí durante esa etapa y me acordé de ella esta noche. Inmediatamente los sentimientos que describí florecieron. Imágenes mentales comienzan a inundar mi mente. Lo interesante es que muchas veces son de momentos que en efecto viví, pero también imagino cosas que nunca pasaron...

... tal vez, cosas que me hubiesen gustado que pasaran.

Pero no importa. Me inspira. Me inspira un chingo. Es una droga; me encanta. Realmente fue un tiempo en el que abrí mis horizontes bastante; alrededor mío atisbaba sinfín de albores cuya luz irradiaban colores jamás antes vistos por mis ojos, así como sonidos, sensaciones, etc.

Es decir, todo fue surreal. Todo era nuevo, era intrigante. No sabía qué estaba haciendo... amor adolescente, es mi definición para ello. Amor adolescente que es irrepetible, hasta que lo encuentras nuevamente... 

... y estoy ansioso por ello.

.
.
.

Aún me turba encontrarme con sombras que se parecen a ti. 

Y me gusta, rememorar.






22 may. 2018

vi ol en ci a #1 | ¿te hice sangrar?

Vamos.
Sí. Sudo. El delineador escurre entre mis senos.
Te toco.
Sí. Tuérceme.
Te penetro.
Quédate dentro de mí mientras me besas.
Escucha black metal.
Escucho tu voz.
Violencia.
Víveme.
Víveme.

Miento.
Porque te amo.
Quiero estar,
sólo a tu lado.

Te ignoro,
porque me das miedo.
No quiero,
que me dejes desecho.

¿
A
d
ó
n
d
e
v
a
m
o
s
?
Estoy perdida.
Me miento a mí misma.
Quiero que me hieran,
para sentir algo,
lo que sea.

T
o
m
a
m
i
m
a
n
o
.

Haz que sangre.
Hazme sentir amado.
Hazme sentir importante.
Hazme sentir necesario.


Haz que sangre.
Haz que sangre.
Haz que ame.



Escucha black metal. Sé black metal. Violencia. Quiero gritar. Quiero golpear. Quiero que me grites. Quiero que me golpeés. Quiero sentir el giro de 180° grados. Quiero que me digas a dónde ir. Quiero que me obligues, que sin ti no puedo. Quiero. Te quiero. Te quiero. Te quiero. Te quiero
.
te
quiero
te
qioerp
te
qiorep
te
quiero
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
-
-¿Ves como sangro?
-¿Ves cómo sangro?

¿Te hice sangrar?

Me hiciste amar.
Me hiciste amar.
Te amo.
Te amo.

Te amo.
Te amo.

Te amo.
Te amo.

Te amo.
Te amo.

Te amo.
Te amo.

.. ....
.. ....
.

19 mar. 2018

te he escuchado llorar.
te he escuchado llorar.
te he escuchado llorar.
te he escuchado llorar.
te he escuchado llorar.
te he escuchado llorar.
te he escuchado llorar.
te he escuchado llorar.
te he escuchado llorar.
te he escuchado llorar.
te he escuchado llorar.
te he escuchado llorar.
te he escuchado llorar.
te he escuchado llorar.
te he escuchado llorar.
te he escuchado llorar.
te he escuchado llorar.
te he escuchado llorar.
te he escuchado llorar.
te he escuchado llorar.

31 ene. 2018

No estarás en la mejor foto del año

Él y Ella abrazados en el asiento trasero de una patrulla. De noche. Matiz azul oscuro. Tenues ráfagas de luz azul y rojo entrando por las ventanas laterales y tocando blandamente sus rostros. 

Y dentro de ellos un fuego ruge, uno mutuo; uno que enciende su deseo por estar uno con el otro.

Te amo.
Te amo.

20 dic. 2017

Las personas que últimamente he conocido han sido contagiadas con una enfermedad (de la cual soy inmune) que se llama 'impersonalidad'.

Esta enfermedad muestra síntomas a partir de los 2 días (a veces menos), o a veces años, así como el SIDA, de haber mantenido contacto conmigo; basta con haber sido comunicativo (una charla), o al haber leído/escuchado/etc. algo en lo que yo haya tenido que ver de manera considerable, o bien, haya creado por completo.

Otros nombres comunes son 'indiferencia' o 'ah, Omar/Carlos/cualquier otro nombre que no sea el mío'.

La principal diferencia entre 'desinterés' es que 'impersonalidad' actúa de manera más profunda, propiciando el completo olvido de mi persona. El 'desinterés' aún permite la existencia del sujeto, aunque sea para viborear.

Una vez afectado, tan sólo queda controlarlo. El principal plan de acción es no volver a mantener contacto conmigo, principalmente el que importa; likes y todo éso fungen como placebos sólamente. No importa si habían planes, o si mi mensaje en WhatsApp o Facebook están aún resaltados; simplemente 'se olvida'.

La manera en la que actúa dicha enfermedad es la siguiente:


  • Interesantemente, el sistema inmune 'presiente' el inexorable contagio, por lo que apacigua el interés por mí poco a poco hasta transmutarlo en olvido.

  • A la primer infinitésima de segundo del contacto, comienza a actuar el virus. Principales síntomas son: responder 'sí/no/qué chido' y posteriormente preguntar '¿de qué hablabas?'; los ojos comienzan a divagar en todos lados menos en mí; refunfuño y ansiedad por no saber cómo alejarse de mí e irse con alguien más ajustado a sus necesidades e intereses; comienza a oler a pun.

  • Una vez que se ha contagiado y asimilado el virus, éste ataca los recuerdos de largo plazo donde mi presencia se encuentre, sean auditivos, visuales, olfativos, etc.

  • El virus, al haber borrado dichos recuerdos, comienza a reemplazarlos con memorias 'aversivas' contra mí.

  • El sujeto contagiado termina alejándose de mí por asco, miedo, o bien, simple aburrición, derivado de dichas memorias nuevas.

Reiterando, no hay cura; sólo control. Una vez que alguien me conoce, no podrá salir. Ambos nos condenamos a una eternidad de indiferencia y saludos torpes, dado que no fui la persona que esperaba y no atisba algún mínimo interés en que yo cambie para agradarle. Es decir, le contagié una enfermedad que no se puede curar.


4 nov. 2017

Es cierto.

Todos necesitamos de alguien que nos pregunte -¿Cómo te fue?

Necesitamos de alguien que tome nuestra mano sin permiso, sin miedo.

Alguien con quien podamos contar, en lo trivial, en lo sublime. Alguien en quien podamos confiar.

Alguien con quien podamos hablar del cielo, y de nuestro infierno. Con quien podamos llorar, reír, sufrir, gozar.

Es cierto.

Sentirte solo no es bueno.