21 ago. 2021

 Cuando estoy ebrio que la realidad no existe.

17 ago. 2021

G.S. Sultan - pomello serape

12 ago. 2021

2814 - 悲哀/Sorrow

 


El amor es lila cuyas reglas no se piensan, se disfrutan


Últimamente he estado muy meditativo sobre el amor. Sí, mi última relación fracasó. Sé mi responsabilidad en su fin, y también sé que no fue exclusivamente mía. Un equilibrio de errores.

Si lees ésto, sé feliz, sonríe a quien te sonríe; sean un espejo caleidoscópico de amor mutuo. Sin duda mantendremos la amistad. Una disculpa de antemano si me comporto raro, sufro de los efectos post-amor. Pero pasan.

El amor me interesaba más científicamente, es decir: ¿por qué "aman"? ¿por qué sólo él/ella? ¿por qué son infieles? Por lo que comencé a leer muchísimo sobre el tema. El amor para mí resultó protocolario. Por más abstracto que intentan hacerlo, definitivamente pueden distinguirse rasgos de comportamiento que irradian "amor" (amor siendo seguridad: "me haces reír = seguridad; me cuidas = seguridad; me quieres = seguridad; me amas = seguridad"). Sin embargo, alguna vez me dijeron algo muy cierto: no podré entender nunca "el amor" si me la paso leyendo libros sobre ello. Debo experimentarlo. Me aventuré; lo disfruté tan abstractamente como pude, y a pesar de vivir experiencias inolvidables, también noté cuán rígido suele ser.

Y ése es  justo el punto que no comprendía. A pesar que en el amor hay "reglas" que equilibran el juego para ambos, parece ser que simplemente se ignoran y se "es" nada más. Tal vez como el juego de las Trais: las reglas son sencillas: alguien las trai, y los demás deben escapar de su toque a toda costa. Allí están las reglas, pero en el juego no se piensan, sólo se hacen. Rememoro cuando lo jugaba en el kinder y efectivamente era un placer inconsciente de risas, conexión, amistad, amor entre todos los involucrados. Creo que ésto es un punto clave en mi entendimiento sobre el amor, al menos en como yo lo proceso: Me la pasé pensando más en las reglas que en disfrutar el juego.

Quisiera aclarar que cuando digo "juego" no le estoy restando importancia al "amor"— de hecho por éso he comenzado a usar la palabra lila, palabra sanscrita que significa "juego, diversión, creación"...

El amor es lila.

Resguardo. Tu corazón bajo un techo de seguridad que protege del inclemente huracán que es la realidad y nos evita pensar sobre nuestra propia mortalidad.

Al haber concluido mi primer relación seria de esta forma, ahora comprendo el significado de la soledad "post-amor". Bienaventurades aquelles que terminaron una relación con un colchoncito a lado, es decir, terminar sabiendo que ya hay más prospectos. En mi caso no es así, y es por éso que siento un golfo vacuo en mi interior sin ninguna probabilidad de ser llenado próximamente. Afortunadamente mi forma de ser me permite no quejarme de ello por lo que no es de mi interés buscar otra persona para amar pronto, pero es indudable que se siente ese vacío ahora y tal vez por un tiempo. Pero pasa. El tiempo lo destruye todo.


Amor, amor, amor. Siempre digo esta tríada de hechizos en suspiros.


La vida es un continuo. Una sola oportunidad. No le tengo miedo a un aneurisma cerebral, ni a morir en un accidente o similar. Lo que tengo ahora me llena de felicidad, y lo que resta del futuro es un efluvio de mundos que explorar. Reitero que en el verdadero amor no debe haber rencor ni olvido, sino apreciación por lo que se tuvo. Aprecio enormemente lo que he vivido y estas experiencias han sido bloques que sostienen nuevas construcciones en mi Ser.

El amor es un continuo. El amor es un clúster de estrellas solitarias. El amor es incertidumbre. El amor es cuántico. El amor es lo que está en medio entre un sueño y un milagro.

Cuán pesado es dejar ir al amor. Es una pesadumbre terrible... Pero pasa. Pasa porque deseamos reír de nuevo, aprender, construir. Como mencioné en una entrada anterior, terminó una etapa para mí. El conjunto de personas que conocí pre-25 años están en una era distinta a la que vivo ahora. No estoy diciendo que las olvidaré o valgan menos, pero si en ellas no pude encontrar una trascendencia "amorosa", tal vez he de buscar en partes aún más recónditas. En esta nueva era, tal vez metamoderna, he de atreverme a conocer mundos y personas fuera de mi zona de confort. Otros estados, países, ojalá planetas. Despertar pensando en la infinitud de qué hacer con la vida me alienta a seguir— sólo es cosa de comprometerse. Y lo estoy.

Bienvenida metamodernidad. Bienvenido Óscar A. Montiel. Bienvenide amigable extrañe— mi casa es tu casa.

Post-data: Probablemente seguiré diseccionando el amor en estos días. Estoy cerca de descubrir su esencia.

11 ago. 2021

Recuerda el futuro

Debo afrontar las consecuencias de mis decisiones y actos. En la vida no hay ni bien ni mal, sólo contingencias, y son éstas las que son moduladas por nuestra actitud ante ellas.

Ésta es una plática incómoda, siempre, la de la muerte. Lidiar con nuestro cese— el inimaginable silencio de nuestra conciencia. ¿Cómo lo hacemos? Tratando de ser "felices", tal vez durante este trayecto. Pero lo que se me olvida es el futuro...

Segundos, horas, días, años pasan— los vivo un instante y se desvanecen físicamente, pero cuyas improntas emocionales alteran mi mente para siempre. Nunca lo pensé, el futuro


El Perpetuo Presente es un jardín, y sus Futuros, plántulas, crecen con el tiempo, naturalmente, con cuidado, con amor. 

Tus flores favoritas, las que sean, cuántas sean, en mi jardín son el futuro que quiero. 

En nuestro Jardín del Presente Perpetuo.


Toda mi vida se ha concentrado en el momento, pero he comenzado a entender que debo recordar el futuro. Recuerda el futuro, recuerda el futuro. No lo he hecho, y por éso mi memoria es una fosa de futuros muertos.

Y aquí están las semillas que nunca planté en el tuyo.

Y aquí están las consecuencias de mi in-acto.

Y aquí está un ser que pudo Ser.

Y no quedaron más que hoyuelos sin excavar.

Y no quedó más que tierra sin mojar.

de lo que pudo ser...

A

<<< 〇 >>>

K

|

|

|

amor, 

amor 

y amor.

La apreciación de la flora nos adentra hacia un jardín de infinitas maravillas. Sin embargo, en la sociedad actual, cuyo interés está secuestrado por la personalización y el antropocentrismo (también conocido como egocentrismo), las cuestiones fundamentales como la ecología han sido banalizadas por la expansión ilimitada de dispositivos electrónicos cuyo objetivo es el mero consumo de un mundo artificial. La virtualidad se presenta como claustro de la humanidad y, contradictoriamente, como una ventana hacia el posthumanismo. El proyecto invita al descubrimiento de una posible nueva capacidad de exploración humana y convivencia con entidades vivas vegetales. A través de la realidad aumentada podremos visualizar plantas que actualmente están ausentes en los lugares donde habitamos. A través del uso de los mismos dispositivos que nos han dejado ciegos, podremos reabrir los ojos a la naturaleza, trasladando desde un entorno virtual (aprovechando sus fortalezas) las distintas formas, figuras y colores de las plantas y flores, con el objetivo de revivirlas. The more indigenous scaffolding we can give children early in life, the closer to nature they can be, the more they can participate in simple tasks involving producing food, the more they can connect with the cycles of nature, and the more indigenous-like their early years can be, the closer their learning will be to what their brains were built for. Creating an indigenous-like environment for young children in a metamodern society would include a lot of storytelling, keeping a rhythm together playing drums, dancing and singing, and being allowed rough and tumble play and to climb trees and to get dirty. It would include gardening, and learning to handle tools, such as knives and fire, and taking care of animals and sleeping under the open sky. Ambos desaprenderemos, en algún punto, los malos hábitos que tenemos: yo, al mostrarme arrogante cuando se me vulnera o me saca de mi zona de confort; tú, al ofender con facilidad y mostrarte sarcástico cuando algo duele o te confunde. No es la mejor combinación si se la ve frívolamente, pero a un nivel más profundo, es la combinación ideal que obedece a la máxima universal del subconsciente: uno encuentra a la persona que nos hará ver lo que resulta invisible a nuestros propios ojos. Kalimba. Arte. Kandinsky. Memoria. Metamodernidad. Familia. Futuro. Vida.





Y lo debo afrontar.

9 ago. 2021

Frecuencias unísonas

Hay algo que puedo reconocerme ahora: creo que por fin he llegado a la etapa de madurez en mi vida. Tras algunos acontecimientos recientes me he dado cuenta de mis errores, mis ilusiones y propias mentiras que filtraban la manera en la que la vida se me presenta. Cada vez se hace más simple (la vida), pero a la vez más frágil, por lo que, por fin, estoy plenamente consciente de mis pensamientos ergo acciones y sus consecuencias. Por lo que a partir de ahora una nueva etapa de mi vida comienza, más bella y sagrada, y espero compartirla con otros, con alegría y amor.

Hay veces en las que las personas se acercan, pero nunca llegan, y que algunas se alejan, pero nunca se van. Me doy cuenta que no siempre se mantiene así: definitivamente las personas se van, ya sea porque tras varios intentos obtuvieron lo que buscaban de mí o simplemente se aburren. Solía engancharme mucho con este tipo de personas, pero he comprendido que simplemente así hay gente y, pues, me alegra haberlas ayudado y mejorado su vida, y si deciden irse sólo me queda desearles las más brillantes estrellas de la noche, independientemente de lo que piensen de mí.

La vida no se estanca— depende de las acciones y actitudes que uno tiene ante ella. Justo me siento fresco para estar abierto a nuevos mundos que nuevas personas gusten invitarme, como ya ha estado pasando y sí, realmente se siente bien que les importes y replicar con el mismo sentimiento. Es como se construyen los puentes a cumbres cada vez más altas de percepción.

Siendo constelaciones, algunas estrellas que nos forman se apagan, pero otras comienzan a resplandecer. Y es esta danza entre el vacío y la luz la que hace la vida de uno brillante.

Asombrosos momentos esperan.






Apunta a las nubes y cruzarás viejas atmósferas. Despeja tu mente.

3 ago. 2021

 El silencio más hermoso y complejo es el que escuchas cuando te callas por dentro.

Sé diferente