12 mar. 2020

Esa inflexión de realidad, lo que nos causa el más inimaginable dolor de alterar "tu" realidad nos tomamos el pecho y estrujamos de nuestro corazón para sacarle todo ese veneno que se fue acumulando. Duele, como nada, como nunca, es purgarse de la "decepción", de la ilusión. Viajar en el tiempo para quedarnos en el pasado, por siempre.